Archivo de 11th Noviembre, 2008

Mis primeras veces

calabaza-sorpresa-t8630.jpgMe encantan los días que vienen con sorpresa incluída, sólo si son de las buenas, claro, y más si son cosas que hago por primera vez, pues siempre son más… interesantes. Hoy ha sido un día intenso en ese sentido, y he tenido varias de ellas, la primera no muy agradable, aunque sin demasiada trascendencia. Era la primera vez que me ocurría, y Gracias a Dios he podido arreglar el inconveniente que me ha causado. Ni merece la pena mencionarlo.

Y como vamos “in crescendo”, la segunda ha sido bastante mejor, aunque tampoco nada del otro mundo, he de decir. Hoy he estado en ECI de Nuevos Ministerios, y he podido echar un vistazo por primera vez a los nuevos macbooks y macbooks pro. Sí, muy bonitos y con la impresión de que son algo más pequeños. La sensación de robustez cuando lo he cogido para hacer la prueba de abrir y cerrar la pantalla ha sido muy agradable. Ahora sí se nota sólido, y no como los macbooks de plástico. Ha sido chocante ver el trackpad sin botón, y la prueba de manejarlo y pulsar en cualquier parte para hacer click no ha estado mal, aunque fallaba en alguna ocasión, no sé por qué. Aún así, me sigue pareciendo caro; no me termina de convencer el nuevo precio de los portátiles básicos de Apple. Pero esto ya será comentado en otro post…

La memoria microSD de 4Gb que he comprado para mi HTC no he podido utilizarla con mi lector de tarjetas, ya que ésta tarjeta es de las nuevas SDHC (alta capacidad), que afortunadamente el HTC sí ha reconocido y utilizado. He tenido que “llenarla” a través de él, lo cual no ha sido tan rápido como si lo hubiese hecho a través de un lector apropiado; pero bueno, he podido hacerlo, que es de lo que se trataba. Es mi primera tarjeta de este tipo. Ahora toca actualizar el lector…

Por último, hace un rato he podido, por primera vez y después de mucho tiempo intentándolo, hacer una videoconferencia con mis padres, después de que al fin mi hermano les haya instalado y configurado Skype en su portátil. Ha sido una agradable sorpresa tanto para mí como para ellos, que incluso en algún momento se han emocionado al ver a sus nietos, a los que no veían desde el verano.

En conclusión, hoy ya estoy servido de sorpresas e impresiones nuevas, aunque aún no ha acabado el día… ¿El balance? Bueno, francamente y a pesar de los inconvenientes que me he encontrado en algún momento, ha estado muy bien, pues hasta de lo “no tan bueno” se aprende algo.

Martes, 11th Noviembre, 2008