Servidor NAS Longshine LCS-8240

LCS-8240Como afirmé en su momento, os presento el primero de los artículos que tenía pendiente. Voy a empezar con un producto relativamente sencillo: el servidor NAS de Longshine, modelo LCS-8240.

La verdad es que estoy aún algo contrariado con este aparato, sobre todo porque no esperaba encontrarme con ciertos problemas que tuve a la hora de ponerlo en marcha. Después de dejarlo funcionando correctamente tras varios intentos, me concedo un tiempo de moratoria para decidir si definitivamente el producto merece la pena y se comporta correctamente dentro de un tiempo prudencial, durante el cual seguirá estando de pruebas. Es lo que tiene el empezar con problemas, que luego se queda uno con una sensación extraña de desconfianza.

Para empezar, el LCS-8240 es un dispositivo simple, una caja de tamaño similar a un router/modem que dispone de un puerto de red RJ-45 y de dos puertos USB. Es en estos puertos USB donde se conectan cualquier tipo de medios de almacenamiento, como discos duros o memorias USB e incluso impresoras, los cuales son convertidos en dispositivos de red cuyo acceso a sus ficheros queda gestionado por el LCS-8240, dado que se comporta como un servidor de archivos a través de red (NAS). Ofrece además acceso FTP, lo cual quiere decir que cualquier persona autorizada por nosotros podrá acceder a nuestros archivos, bien sea en nuestra red interna o desde internet. También dispone de servicios HTTP, que nos permite publicar nuestra web en el disco duro que tengamos conectado y hacerla accesible a través de internet. Cuenta, además, con un servidor de impresión, que nos permite conectar una impresora USB al dispositivo y convertirla en una impresora de red, accesible desde cualquier ordenador de nuestra red. Una de las cosas que le diferencia, sobre todo en el precio, de otros dispositivos más sofisticados, además de que sus características son más limitadas, es precisamente que no dispone de medios de almacenamiento propios, aunque la supuesta ventaja es que podemos conectarle cualquier disco duro USB. Y digo “supuesta ventaja” porque es en este punto donde he tenido esos problemas a los que hacía referencia al principio del artículo.

Lo que hizo decidirme por este dispositivo en lugar de adquirir otros más caros y con más funciones y características fue sin duda su relación funcionalidad/precio. Había otros aparatos similares que, además de tener disco duro propio o al menos un hueco para instalarlo, tenían también servicios como servidor uPnP, gestores de descargas P2P y BitTorrent, un máximo de entre 32 y 64 usuarios que se pueden conectar simultáneamente, etc… pero costaban una media de 100 Eur más. El LCS-8240 cuesta unos 75 Eur (gastos de envío incluídos) y cuenta con unas características más que suficientes para un usuario que lo único que quiere es compartir sus archivos por red y poco más. No tiene gestor de descargas P2P ni demás sofisticaciones, y el número máximo de usuarios que se pueden conectar al dispositivos es de 8, pero ¿cuántos de nosotros, simples usuarios, vamos a tener más de 8 personas conectadas a nuestro sistema?

Una vez desembalado y conectado a la red, lo único que quedaba antes de pulsar el botón de encendido era conectarle un disco duro externo, y dado que tengo uno de 120 Gb montado en una caja CoolerMaster X-Craft con conexiones eSATA y USB, que incluye además un HUB USB de 2 puertos, procedí a su conexión y a la puesta en marcha del aparato el cual, una vez efectuado el proceso de arranque y detección del disco, me permitió el acceso al sistema de administración por web, abriendo una ventana del navegador y escribiendo su dirección IP en la barra de direcciones, previo ingreso de nombre de usuario y contraseña. Después de indagar por los distintos menús y hacer ciertos ajustes en la configuración, intenté acceder al apartado de administración del disco, y aquí me encontré con mi primer problema: el LCS-8240 sabía que había un disco conectado, pero no tenía acceso a él, no podía agregar carpetas ni hacer operación alguna. En la página de estado me aparecía un mensaje que decía que era imposible usar el disco. Además, me fijé en algo extraño en las luces del cacharro: tenía el disco conectado en el puerto USB 1, y sin embargo se encendían los LED de los dos puertos USB, como si tuviese conectado un disco duro en cada uno de sus puertos. Como el disco duro estaba formateado en NTFS y el dispositivo sólo acepta discos formateados en FAT32 y Ext3 de Linux, pensé que ese era el problema. Me ilusioné además porque a través del panel de configuración pude formatear el disco, me permitió hacerlo (en Ext3). Pero una vez formateado y reiniciado los dos dispositivos (disco y servidor NAS), el mensaje de la página de estado seguía siendo el mismo: imposible acceder al disco. Pensé que mi caja CoolerMaster, al disponer de HUB USB, estaba creando conflictos de compatibilidad con el aparato, y que podría ser el motivo por el que se me encendían los dos LED cuando sólo debía hacerlo uno. Desconecté el disco y pinché mi memoria USB de 1Gb para probar. Efectivamente, pude acceder a la gestión de carpetas y a toda la configuración del disco, con lo que casi confirmé que el problema era la caja de mi disco duro. Esa tarde no pude hacer nada más que escribir un email al soporte técnico de Longshine para que me confirmara cuál era el problema y si tenía solución. Todavía no he recibido una respuesta, espero que no tarden.

Al día siguiente fui a comprarme un disco duro USB. Era lo que no quería, porque precisamente compré este dispositivo económico con idea de aprovechar mi disco duro… Pensé que ya, teniendo que gastarme además el dinero en otro disco duro USB, que quizás lo mejor hubiera sido comprarme algo más sofisticado, pues el gasto hubiera sido similar, y además, seguro que en otros dispositivos no tendría problemas de compatibilidad de discos, pues o bien lo traían ya incluído, o bien tenían el hueco para instalar un disco estándar, lo cual eliminaba cualquier problema de compatibilidad. Empecé a cabrearme pensando en esto, pues el hecho de devolver el aparato me supondría un gran trastorno, además de la pérdida del dinero de los portes, puesto que lo pedí por internet. Terminé adquiriendo un disco externo de 320 Gb LaCie.

Cuando llegué a casa y me dispuse a probar todo otra vez, lo primero que hice fue asegurarme de que el nuevo disco tuviera un sistema de ficheros soportado por el NAS, y así era, pues venía formateado en FAT32. Lo conecté todo y encendí el LCS-8240, y en lo primero que me fijé fue en cuántos LED se encendían. Todo parecía correcto, pues sólo se encendía la luz del USB 1. Accedí a la configuración abriendo la mencionada ventana del navegador y cuando se abrió la pantalla de estado, me alentó ver que el dispositivo era capaz de indicar la capacidad del disco y qué porcentaje tenía ocupado. De igual forma, entré en la configuración de carpetas y todo parecía correcto; incluso creé alguna más y asigné permisos, etc. El siguiente paso era copiar ficheros a través de la red, y así lo intenté: envié un par de películas .avi a una carpeta que había creado para guardar vídeo. Todo parecía marchar de maravilla, hasta que pasados unos segundos, la copia de archivos se paró y me apareció un mensaje de error. Después de indagar qué había pasado, descubrí que el disco duro se había… ¿bloqueado? No podía ser, porque en las páginas de configuración abiertas en el navegador sí me aparecían las carpetas en la sección de configuración del disco… Lo desconecté del LCS-8240 y lo pinché en el ordenador, pero el ordenador no lo reconoció. Como si no hubiese conectado nada. Tras esto, desconecté la alimentación del disco y la volví a conectar de nuevo, volví a pincharlo en el ordenador, y esta vez sí lo reconoció. Lo conecté de nuevo en el servidor NAS y lo reinicié todo para evitar problemas. Todo volvía a funcionar. Intenté de nuevo la copia, y volvió a pasar lo mismo. Repetí el proceso de reinicio de todos los equipos y antes de volver intentar copiar otro archivo entré en la configuración del NAS y decidí que antes de poner a copiar cualquier cosa, lo primero que haría sería crear todas las carpetas que iba a necesitar, asignarle sus permisos, y hacer lo mismo con los usuarios, asignando permisos de acceso, etc. Una vez hecho esto, abrí el Explorer (el administrador de archivos) y probé que podía acceder a las carpetas correctamente, en función del nombre de usuario y contraseña que introdujera. Para ello, fui a “Mis sitios de red”, “Toda la red”, “Red de Microsoft Windows” (lo estaba probando todo con el PC), y abrí mi red y el dispositivo Longshine NAS que aparecía allí. Cuando pulsé en él, me salieron todas las carpetas que había creado. Hasta ahora todo correcto. Lo siguiente era pulsar en una carpeta e introducir el nombre de usuario y contraseña de uno de los usuarios que había creado en el NAS, para ver si podía acceder correctamente. Lo logré con éxito en un par de ocasiones, pero después no podía acceder a las carpetas a pesar de que el nombre de usuario y la contraseña que introduje era el del usuario administrador que creé. Con un mosqueo que me salía humo por las orejas, reinicié el PC, pensando que podían haberse quedado los datos de usuario que introduje antes en la caché, y por eso no podía entrar. Cuando después de reiniciar vi que tampoco podía acceder a pesar de introducir correctamente el nombre de usuario y contraseña de todos los usuarios que había creado, tuve que dejarlo un momento y salir a fumarme un cigarro, porque ya sí que estaba de los nervios.

Después de un rato intentando el acceso a las carpetas sin éxito, volví a desconectar el disco del NAS y a conectarlo en el ordenador. Me di cuenta de que había pasado lo de antes, es decir, el disco se había vuelto a bloquear. ¿Cómo es posible que un disco USB y de una marca decente pudiera bloquearse así? ¿Era acaso el LCS-8240 el que lo bloqueaba? Después de varios nuevos intentos infructuosos con similares resultados decidí que devolvería el disco a la tienda y que cogería prestado del trabajo una caja USB con un disco duro con objeto de hacer pruebas al día siguiente.

Cuando fui a devolver el disco, vi un Iomega Desktop HardDrive de 360 Gb al mismo precio del LaCie, y aunque no estaba convencido por la experiencia del día anterior, accedí a llevármelo. Llegué a casa con el nuevo disco Iomega y con la caja USB con un disco que había cogido del trabajo, y me puse manos a la obra. Me dejé llevar por la emoción y en vez de probar antes con la caja del trabajo, pinché el nuevo disco duro. Accedí a la configuración y todo parecía correcto de nuevo. Creé carpetas, revisé usuarios, permisos, etc. y me lancé con la prueba de fuego: copiar archivos en red. Todo fue de maravilla, gracias al Cielo!!! Seguí probando, trasteando, y todo funcionaba. Esto fue ayer, y hoy todo sigue funcionando. El FTP funciona perfectamente y en general todo va bien. Podía respirar tranquilo.

Si hay algo que me parece indignante es lo que yo considero una falta grave de seriedad por parte de los fabricantes, los cuales afirman y aseguran que todos sus productos son una maravilla y funcionan perfectamente, y a la hora de la verdad te encuentras con problemas que te hacen perder, cuanto menos, el tiempo y la paciencia. Como conclusión, me queda claro que el LCS-8240 es incompatible con ciertos discos/cajas USB, es decir, que no funciona con todos los dispositivos USB, que es lo que Longshine, el fabricante, afirma. Así que, a la espera de que me respondan el email que les envié (todavía no lo han hecho), tendré que tener cuidado con qué discos conecto a este aparato en un futuro. Quiero achacar los problemas del disco duro LaCie a un fallo del mismo, y no del NAS, puesto que si fuera éste último el que bloqueara el disco, también lo hubiese hecho con el Iomega, aunque no tiene por qué ser así. Pero para romper una lanza en favor el LCS-8240 y de mi salud mental, asumiré que no ha sido un problema derivado de otra imcompatibilidad, sino una falta de “robustez” del disco y una desafortunada elección en el momento de la compra.

Dicho lo cual, no sé si recomendaría la adquisición de este producto, sobre todo a usuarios sin muchos conocimientos para configurar este tipo de dispositivos, puesto que podrían encontrarse con problemas de cierta gravedad sin la posibilidad de resolverlos sin ayuda técnica. Me inclino por recomendar la compra de un disco duro externo con conexión y servicios de red, o de una caja con los mismos servicios, pero con hueco interno para la instalación de un disco estándar, ya que estos dispositivos, a pesar de ser más caros, nos evitan el calentamiento de cabeza que supone el encontrarse con este tipo de incompatibilidades. Si ya disponemos de un disco duro USB, no podría aseguraros que funcione correctamente con este dispositivo, por lo que el ahorro económico que supone comprar este aparato podría irse al traste si tenemos que adquirir, además, un disco compatible. Eso sí, si tu caja tiene un HUB USB, ni lo intentes porque no te va a funcionar. Si tienes un disco sólo con conexión USB o USB/Firewire, ¿quién sabe?, puede que tengas suerte…

Espero que el ladrillo que he escrito con esta experiencia os pueda servir, y de producirse alguna novedad, os mantendré informados a través de los comentarios.

, , , , , ,

  1. #1 by LiOnz on 18 febrero 2008 - 2:13

    Probada conexión FTP y funcionando perfectamente, con prueba de transferencia de archivos y navegación por carpetas. Todo correcto de momento… aunque windows de vez en cuando me da error al intentar entrar vía SMB a cualquiera de las carpetas compartidas, y no me reconoce el usuario y la contraseña. Estoy convencido de que la culpa es de windows, así que no me preocupa por ahora. Como digo, en principio todo correcto y funcionando bien.

  2. #2 by hazzor on 18 abril 2008 - 17:03

    Lo has probado ya con Mac?
    Mira a ver si lo reconoce el Leopard, y si puedes utilizarlo para Time Machine y/o SuperDuper. Es que el hecho de que soporte solo FAT32 me hace temer que no..

    “Me inclino por recomendar la compra de un disco duro externo con conexión y servicios de red, o de una caja con los mismos servicios, pero con hueco interno para la instalación de un disco estándar,”
    Esa es la idea que tenia yo, una caja con esos servicios, pero debo ser muy tonto…que aun no he encontrado.

  3. #3 by LiOnz on 18 abril 2008 - 17:22

    Soporta FAT32 y Ext3. Es algo que no recuerdo bien si mencioné en el post, pero incluso en la configuración existe la posibilidad de formatear un disco, y lo hace directamente en Ext3. Tengo el disco en FAT32 por si alguna vez tengo que leerlo directamente al puerto USB de cualquier ordenador, o para copiar ciertos archivos tan grandes, que es 5 veces más rápido copiarlo por USB. Lo he probado con Leopard y hasta ahora me está funcionando bien. El Time Machine me reconoció la unidad, pero no pude hacer copia de seguridad porque no admite una carpeta como destino, pues necesita una partición entera, y esto último es precisamente lo que no he probado aún.

    Te pongo algún enlace de cajas en el foro de puromac, ok?

  4. #4 by rallao on 20 marzo 2012 - 18:22

    El primer firmware tiene una falla que hace (a veces) que falle el NAS. Y en esos casos, nada que hacer. SOlo, si se quiere invertir dinero, enviar el NAS integro a un laboratorio de recuperaciones. Onretrieval tiene 100% de efectividad en recuperar NAS asi que “de cajon” que se elije esa empresa.

    La actualizacion que aparecio en enero, resuelve el bug del dichoso firmware…

(No será publicado)


  • Sobre el autor

    LiOnz

    LiOnz

    Nombre: David

    Apasionado tecnológico, en contacto con ordenadores desde 1989, por trabajo y afición.

    Dispositivos electrónicos, informática, fotografía y diseño digital, son pasiones de toda la vida que le han llevado a probar una gran variedad de productos tecnológicos de consumo.

    Curiosidad, ilusión y espíritu crítico son constantes que aplica en todos los aspectos de su vida, incluído este proyecto: LiOn Designs.

  • Imágenes

  • Mi Flickr

    www.flickr.com
  • Artículos en eBay

  • Internautas TV



  • Movimiento

    • © 2008-2012
    • Contacto: liondesigns.net
    • Actualizado: 14 junio 2012
    • Visitas totales: 196,989
    • Últimas 24 horas: 61
    • Conectados: 0
  • Licencia



    Contenido del sitio protegido por una licencia Creative Common 2.5 España, bajo las condiciones de Reconocimiento - No Comercial - Compartir bajo la misma licencia.