Unos días extraños llenos de pequeñas historias

Esta última semana me ha resultado un tanto “extraña” en cuanto a mi vida tecnológica. Por una parte, tengo tantas cosas en la cabeza para el blog que al final lo único que tengo claro es que no sé por dónde empezar y en qué emplear el tiempo, con lo que al final, mientras me voy dando largas, acabo no haciendo nada.

gmini402.jpg

Por otra parte, esta semana recibí mi nueva batería para mi antiguo Archos Gmini 402, y había hecho unas fotos para hacer un tutorial. Tengo las fotos y puedo hacer el tutorial, pero no tengo conciencia para publicarlo ya que algo salió mal y, aunque aparentemente todo fue hecho cuidadosa y correctamente, debí colarme en alguna soldadura y ahora resulta que el Archos no funciona. A ver qué me dicen en el servicio técnico, pero me da que me he cargado alguna mini resistencia o algún mini diodo de esos que cuesta tanto ver. Aunque ahora tengo mi iPod classic , pretendía alargar algún tiempo la vida de este estupendo reproductor y sacarle el partido que todavía puede… podía dar.

automator.jpg

Además, llevo dos días calentándome la cabeza con el Automator y las acciones de carpeta, ya que pretendía que cuando ciertos archivos fueran copiados o descargados a una carpeta fueran movidos automáticamente a otra ubicación. Esto me era útil para, por ejemplo, las descargas de aplicaciones en mi carpeta Descargas fueran automáticamente movidas a mi carpeta Apps. Resultó ser algo más complicado de lo que pensaba, aunque encontré una solución. Ahora estoy algo más interesado en esta herramienta fabulosa, y me he buscado este manual que he encontrado en Applesfera.

También me estuve calentando la cabeza eligiendo qué aplicación para la introducción de contenidos en el blog me debía comprar de entre las dos que más me gustaron: MarsEdit y ecto. ecto-shot-tm.jpg Había otras, incluso alguna gratuíta, pero estas dos primeras fueron las que más me convencieron. Al final creo que opté por la que creo la mejor opción, ya no sólo por el precio, que era sensiblemente más barata, sino porque me gustó más su interfaz y forma de trabajar con los artículos, ecto. Luego me di cuenta de que no tenía nada que envidiar a MarsEdit, y que por menos dinero tenía una aplicación que hacía lo mismo y de la forma que más me gustaba.

lv400.jpg

Por último, he sido capaz de recuperar mi ratón Logitech V400, hacerlo trabajar correctamente y aprovechar todas sus características y botones gracias a unos increíbles controladores universales sobre los que leí en los foros de los chicos de Puromac, los USB Overdrive, después de pensar si debía comprar o no un ratón y otras dudas. El problema era que los drivers para Mac de Logitech no iban del todo “finos”, y tenían “conflictos” con alguna aplicación que tengo instalada en el MacBook. Ahora, gracias a Dios, todo funciona de maravilla y encima no me he tenido que gastar los cuartos en otro ratón.

En fin, como véis, unos días llenos de esas chorradas y memeces que no sabes por qué, pero acaban acaparando tu atención, crispándote los nervios y haciéndote perder el tiempo. A ver cómo se presentan los próximos días.

Responder