liondesigns.net » PC http://www.liondesigns.net Adicciones tecnológicas y reflexiones particulares Tue, 22 Nov 2011 18:20:51 +0000 es hourly 1 http://wordpress.org/?v=3.2.1 2008-2009 info@liondesigns.net (liondesigns.net) info@liondesigns.net (liondesigns.net) 10080 http://www.liondesigns.net/wp-content/plugins/podpress/images/powered_by_podpress.jpg liondesigns.net http://www.liondesigns.net 144 144 Tecnología, Gadgets, Diseño Digital liondesigns.net liondesigns.net info@liondesigns.net no no Unificación multimedia http://www.liondesigns.net/2010/unificacion-multimedia/ http://www.liondesigns.net/2010/unificacion-multimedia/#comments Tue, 08 Jun 2010 22:16:29 +0000 LiOnz http://www.liondesigns.net/2010/unificacion-multimedia/

BareboneHa pasado ya medio año desde que escribí un artículo en el que hablaba de distintas opciones disponibles en cuanto a reproductores multimedia se refiere. Eran, y siguen siendo, junto con los archiconocidos discos multimedia, las opciones más relevantes si lo que se pretende es disponer de un aparato que nos permita reproducir vídeos (sobre todo), fotos, música y otra serie de contenidos en nuestros televisores de alta definición y equipos musicales. Y desde luego siguen siendo las opciones más recomendables para estos cometidos, por su versatilidad, eficiencia y simplicidad.

Hoy me gustaría dar otra pequeña vuelta de tuerca y adentrarme ligeramente en el análisis de las posibilidades de una serie de equipos que pueden realizar estos mismos cometidos, y además nos permitirán llevar a cabo otras tareas más propias de ordenadores personales, que en definitiva es lo que son precisamente los cacharros a los que voy a referirme. Son los llamados barebones, HTPC, u ordenadores de salón. Veamos en qué nos pueden ayudar estos aparatos y si merece la pena invertir recursos en la adquisición de uno de ellos.

La principal ventaja de estos aparatos es que son ordenadores completos, ventaja que es precisamente la razón de su principal inconveniente: el precio. Como es lógico, siempre será más caro un ordenador completo que un dispositivo multimedia dedicado, aunque el algún que otro caso que ahora veremos, la diferencia no sea tal. Pero como en todo, nuestras propias necesidades marcarán la conveniencia a la hora de adquirir un dispositivo u otro.

Los barebones son, como acabo de mencionar, ordenadores completos pensados para ser conectados a una televisión y servir como centro de ocio y multimedia en el hogar. A diferencia de los discos duros multimedia y aparatos similares, con los barebones podremos, además de reproducir música, vídeos y demás contenidos, navegar por Internet desde la televisión, ejecutar aplicaciones de edición de vídeo, jugar, y correr servicios con funciones más específicas, como un servidor FTP, un servidor de correo, un cliente Skype para toda la familia, o cualquier otro servicio de red. Son aparatos que pueden adquirirse ya montados de fábrica y preparados para conectar en nuestra tele y amplificador home cinema. Pero también es posible comprar los componentes que más nos interesen y montarlos nosotros mismos, teniendo en cuenta que deberemos elegir una caja especialmente dedicada a este fin, ya que suelen venir con mando a distancia y alguna que otra funcionalidad específica. De hecho, el nombre de barebone viene precisamente por la caja y su utilidad. El precio de un equipo así puede variar en función de sus características y componentes, pero como orientación, podremos disponer de uno de ellos por unos 500 euros. Además, podremos reducir espacio utilizando los nuevos formatos de placas base y cajas Mini-ITX, lo cual nos permitirá tener todo un ordenador al lado de la televisión sin que apenas reparemos en su presencia. Ejemplos de barebones convencionales podréis ver en este enlace y también aquí. Equipos y cajas de tamaño Mini-ITX podréis ver aquí y en este comercio.

ZotacPero es más: recientemente han aparecido en el mercado ordenadores de sobremesa de este tipo con características similares a los netbooks, es decir, con procesadores Intel Atom, 1 ó 2 Gb de RAM, tamaño muy reducido, etc. Son ordenadores con unas prestaciones limitadas, pero que son suficientes para la reproducción de vídeos y películas en Full HD, pues de hecho disponen de salidas HDMI para conectarlos en televisiones de alta definición. Aunque eso sí, no podremos utilizarlos para jugar, de la misma forma que no es posible jugar en un netbook, ya que no ofrecen los recursos que demandan los juegos de ordenador que podemos encontrar hoy día en el mercado. Es muy probable que tampoco podamos editar vídeos en este tipo de dispositivos, pero por lo demás, se comportan como cualquier otro ordenador, pues de hecho eso es lo que son. Por lo tanto, salvo esas aplicaciones que requieren una gran cantidad de recursos, estos ordenadores son capaces de realizar cualquier tarea que se les quiera encomendar: reproductor de contenidos en alta definición, navegar por Internet, ejecutar aplicaciones, correr servicios de red, mantener una cola de descargas con clientes eMule o torrent… pudiendo disfrutar de las ventajas que supone disponer de todo un ordenador conectado a la televisión, y no sólo un disco multimedia, ventajas que incluso se aprecian en su coste, ya que el precio de estos equipos está entre los 250 y 350 euros. Ejemplos de este tipo de dispositivos son el Acer Aspire Revo, el Zotac ZBOX HD-ID11 (que viene sin disco duro y sin memoria, según se puede ver en este comercio), o el Zotac ZBOX HD-ND01, que se puede adquirir aquí, completo (con disco duro de 160 Gb y 2 Gb de memoria RAM). Otros ejemplos podréis ver en este enlace (aclaro que no tengo relación alguna con este comercio, y que tan sólo lo he enlazado en estos ejemplos por ser el sitio donde más equipos de este tipo he encontrado).

Por tanto, el precio y las prestaciones de estos mini-PC los hacen muy recomendables, e incluso se sitúan como mejor opción frente a dispositivos exclusivamente multimedia como el Kaiboer o el Popcorn, siendo más baratos incluso que este último. Además, son bastante más pequeños que los barebones normales, y muy similares a éstos en cuanto a posibilidades.

¿Qué justificaría, por tanto, decantarse por un barebone común y corriente? Como he dicho, simplemente el hecho de que necesitemos ejecutar en nuestra televisión aplicaciones que requieran de la potencia de un procesador convencional, como es el caso de la edición de vídeo y los juegos (muy importante tener en cuenta si vamos a jugar o no con el ordenador, puesto que además de un procesador convencional, necesitaremos una tarjeta gráfica medianamente potente).

Además, hay que tener en cuenta que estos equipos (barebones y mini-PC) podrían ser configurados como el centro de ocio de toda la casa, ya no sólo por sus capacidades de reproducción multimedia y demás aplicaciones mencionadas, o por el hecho de que puedan ser utilizados como consola de videojuegos, o incluso como servidor de ficheros para nuestra red doméstica, sino porque sus posibilidades van aún más allá: con una unidad Bluray o DVD, interna o externa (dependiendo si hay sitio en la caja para instalarla), también pueden sustituír cualquier unidad óptica de nuestra casa. Incluso podemos instalar también un sintonizador TDT, interno (tarjeta) o externo (USB) que nos sirva para programar la grabación en el disco duro de nuestros programas favoritos. Todas estas opciones nos permiten unificar en un sólo aparato (literalmente) todas las opciones de ocio multimedia de cualquier hogar. Las posibilidades son inmensas, como podréis imaginar.

Como he dicho al principio, son nuestras propias necesidades y nuestro presupuesto los que determinarán si nos basta con un simple y efectivo disco duro multimedia, o si por el contrario lo ideal para nosotros es montar todo un equipo de ocio al lado de nuestra televisión.

Más información: TodoHTPC, PC Mediacenter, Qué es HTPC, Construye tu HTPC, HTPC económico

Safe Creative #1006086548046

]]>
http://www.liondesigns.net/2010/unificacion-multimedia/feed/ 3
PC Commodore http://www.liondesigns.net/2010/pc-commodore/ http://www.liondesigns.net/2010/pc-commodore/#comments Wed, 17 Mar 2010 16:52:35 +0000 LiOnz http://www.liondesigns.net/2010/pc-commodore/

Siguiendo con temas tecnológicos, quizás muchos de vosotros recordéis con cierta nostalgia el nombre de Commodore, aquella marca de ordenadores que se hizo famosa con el Commodore 64 y más tarde con el Amiga. De hecho, en el trastero tengo aún un ejemplar del Amiga 500, que en su época superaba, sobre todo en prestaciones gráficas y capacidades sonoras, a los aún jóvenes PC. De hecho, fue utilizado profesionalmente en numerosos casos como herramienta de edición de vídeo y de producción musical, gracias a varios y costosos periféricos dedicados que salieron al mercado para tal fin.

El caso es que hoy me he encontrado con una noticia que en parte me ha alegrado bastante, y es que parece ser que Commodore vuelve a la carga en junio con un ordenador nuevo, que aunque pueda no tener un diseño demasiado atractivo (a mí no me disgusta), lo cierto es que parece un ordenador con unas prestaciones muy interesantes.

La nueva Commodore, que con nuevo dueño parece no ser la misma empresa que quebró en 1994, ha sabido darle a este producto el estilo de antaño de la marca. Como he dicho, se trata de un ordenador compacto, es decir, una especie de bloque donde se integra el teclado con todos los componentes, y que en su parte trasera dispone de las conexiones oportunas para un monitor y para cualquier otro periférico que podamos necesitar (incluídos 4 puertos USB).

Pero lo mejor de todo es que podrá funcionar con cualquier sistema operativo: Windows 7, Linux, e incluso Mac OS X, el cual anuncian como compatible con el dispositivo, aunque no ofrecen soporte para él, y su instalación corre por parte del usuario.

Las ventajas que ofrece un ordenador así son para mí evidentes, ya que al aceptar los sistemas operativos principales, se puede utilizar como un ordenador para probar y trastear, sin necesidad de comprometer nuestro ordenador principal. Además, dado su tamaño compacto, podremos ubicarlo o llevarlo a cualquier parte de la casa donde podamos disponer de un monitor o TV, y conectarlo a internet mediante WiFi (opcional).

Aún se desconoce el precio, pero en mi humilde opinión, si quieren hacerse un pequeño hueco, teniendo en cuenta que necesita un monitor y que sus prestaciones, a pesar de ser correctas, están por debajo de las de un PC equipado con las últimas tecnologías disponibles, creo que será un ordenador bastante asequible con posibilidades de posicionarse muy bien en el mercado, o al menos eso espero. Claro está, si la noticia es cierta y no se trata de un fake (broma) que algún “espabilao” haya querido colar, algo que en última instancia tampoco descartaría; no al menos sin llevarme un chasco.

Más info: Xataka, Commodore USA

Safe Creative #1003175767746

]]>
http://www.liondesigns.net/2010/pc-commodore/feed/ 3
Descubriendo HappyFish http://www.liondesigns.net/2009/descubriendo-happyfish/ http://www.liondesigns.net/2009/descubriendo-happyfish/#comments Mon, 06 Apr 2009 22:49:34 +0000 LiOnz http://www.liondesigns.net/2009/descubriendo-happyfish/

/category/informatica/pc/feed/hfish.pngUno de mis mayores retos a la hora de pasar de Mac a PC era, sin duda, el tema del “automatismo”. Ese automatismo que en Mac se consigue al conectar un iPod/iPhone en el sistema, arrancando iTunes y haciendo que todo su contenido se sincronizara con nuestro dispositivo, si así lo hemos dispuesto en la configuración. Y ya que mi idea es conseguir con Windows un entorno en el que no tenga que echar de menos nada de lo que tengo en Mac, empecé a indagar hace unos días la forma en que lo podría hacer, ya que mi meta era conectar mi HTC al ordenador y que todos los podcasts a los que estoy suscrito se sincronizaran y se copiaran en el mismo.

La verdad es que desde el principio pude darme cuenta de que opciones no faltaban, ya que lo que no se podía conseguir “por las buenas”, se podía hacer “por las malas”, así que mi preocupación por el tema empezó a disiparse de alguna forma. Cuando hablo de “por las buenas” me refiero a poder conseguir lo que estaba buscando sin necesidad de “fabricármelo”, que viniera incluído dentro de las características de alguna aplicación. La verdad es que las primeras posibilidades que encontré pasaban por conseguirlo “por las malas”, a la fuerza, mediante el uso de alguna utilidad bastante potente que encontré y que me permitiría fabricarme mi propio “automatismo” (si un día la necesitara por cualquier razón, escribiré sobre ella, o bien sobre ellas, ya que realmente tuve la oportunidad de conocer dos aplicaciones que permiten automatizar prácticamente cualquier cosa). Desde luego que iTunes para Windows no era una opción, pues a pesar de que es una buena herramienta para la gestión de podcasts, sus limitaciones lo hacen inviable, principalmente porque no es compatible con el dispositivo con el que quiero conseguir tan ansiada sincronización. Por otra parte, está Windows Mobile Device Center (la evolución de Active Sync), que permite sincronizar este tipo de contenidos en mi HTC, pero dado que el puerto USB de éste es extremadamente lento, completar este trabajo podría llevar demasiado tiempo.

Pero si hay una cosa que me gusta de Windows es que se puede encontrar cualquier cosa, por rara que sea, si se indaga un poquito más… lo suficiente. Y fue en ese instante cuando me topé con lo que fue una grata sorpresa en ese momento: una aplicación llamada HappyFish .

Partiendo de la base de que no me cabe duda de que existen más aplicaciones como ésta, incluso de pago y puede que hasta con más funciones, la verdad es que una vez que encontré HappyFish no quise seguir buscando, ya que aparentemente reunía todo lo que yo necesitaba para completar mi meta, de forma rápida, sencilla, y sin tener que “fabricarme” absolutamente nada.

HappyFish es una pequeña maravilla, denominada en su sitio web como “Lector RSS y cliente podcast”, hace precisamente eso, y lo hace muy bien. Es capaz de leer cualquier feed RSS, con lo que nos puede servir como lector de noticias, pero además detecta y descarga automáticamente cualquier fichero anexo que pudiera haber en un feed, llevando un muy buen control de aquellos archivos que han sido descargados, incluso de los que se han escuchado y borrado. Al iniciarse, actualiza todas las suscripciones, y si hay algún episodio nuevo es colocado automáticamente en la lista de descargas. Cada suscripción es configurada independientemente, pudiendo escoger el tiempo que van a permanecer los ficheros descargados en nuestro ordenador, o cuántos episodios a la vez deseamos tener de cada suscripción… Hasta ahí todo bien, y casi podría decirse que nada del otro jueves.

Pero lo que realmente hace que esta aplicación se haya convertido en una de mis favoritas son sus posibilidades de sincronización, ya que es posible configurar que en el preciso momento en que se conecta al ordenador cualquier medio de almacenamiento externo o dispositivo compatible, éste sea automáticamente actualizado con las últimas descargas de aquellas suscripciones que hayamos elegido que vamos a sincronizar. Y esto se puede hacer de forma independiente para cuantos dispositivos deseemos. Lo que quiere decir que en estos momentos no tengo más que introducir la tarjeta de memoria de mi HTC en el lector de tarjetas del Vaio, para que automáticamente y sin hacer nada más, todos los nuevos contenidos de todas las suscripciones sean transferidos a aquellas carpetas que he configurado a mi antojo dentro de la tarjeta de memoria. Y como digo, esta sincronización se puede repetir de forma independiente para todos aquellos medios de almacenamiento o dispositivos compatibles que deseemos configurar, por lo que si quisiera guardar, por ejemplo, los Screencasts en una tarjeta de memoria, y los Podcasts en otra distinta, podría hacerlo perfectamente. O bien podría guardar los Podcasts de tecnología en una tarjeta y el resto en otra… las posibilidades son inmensas. Lo único que tendría que hacer es introducir una tarjeta, esperar a que se copien los contenidos configurados para ella, sacar la tarjeta, introducir la siguiente tarjeta, y así sucesivamente, sin tocar nada del ordenador, excepto para dar la orden de “expulsar dispositivo”, cuando éste haya terminado… Incluso borra del ordenador aquellos elementos que hayamos eliminado manualmente de nuestra tarjeta de memoria, bien porque no nos interesen, bien porque ya hayamos visto o escuchado ese fichero… Es posible además sincronizar la librería de iTunes, e incluso conectarle un iPod para que sea actualizado. En definitiva, una joya de programa que se ha ganado por derecho propio el estar instalado en mi máquina, a pesar de que no es “portable” (aunque podría hacerse). Si además os digo que es gratuíto, posiblemente a alguno se le quede la boca abierta, como a mí en su día.

Web oficial: HappyFish

]]>
http://www.liondesigns.net/2009/descubriendo-happyfish/feed/ 2
Reflexiones sobre dos plataformas, 2ª parte: metodología http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas-2%c2%aa-parte-metodogia/ http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas-2%c2%aa-parte-metodogia/#comments Tue, 17 Mar 2009 21:59:07 +0000 LiOnz http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas-2%c2%aa-parte-metodogia/

NeoWinComo lo prometido es deuda, he aquí la segunda parte de esas reflexiones que mencioné en mi anterior artículo, las cuales son producto de lo que voy a describir a continuación, que no es más que la parte “técnica”, la explicación de un sistema Windows “mejorado”, una metodología de trabajo diferente que nos permitirá aprovechar todas las ventajas y posibilidades de este SO, sin apenas inconvenientes, o al menos sin los más graves.

Desde hace unos días atrás estoy teniendo la oportunidad de probar toda esta teoría de forma mucho más intensiva, gracias a la llegada a mis manos de un portátil Vaio en el que estoy llevando a la práctica este “entramado” de conceptos, y que me ha ayudado a tener un criterio mucho más profundo y claro acerca de todo este tema. He de decir que, para empezar, me ha sorprendido una estabilidad que antes no conocía en Windows, y a medida que voy haciendo más y más pruebas, no pasan más de tres días sin que me lleve una grata sorpresa.

Entrando en materia, decir que el pilar de toda esta metodología se basa en la simplicidad, en el minimalismo, empezando por el Sistema Operativo, el cual es modularizado con intención de extraer todas aquellas aplicaciones que no sean necesarias para nuestro uso diario, con lo que ganamos en agilidad y estabilidad. Así que lo primero en recordar es más bien de sentido común: instalar sólo aquello que vayamos a utilizar.

Aunque este “recorte” del SO no es imprescindible, sí es muy, muy recomendable, porque como dije en el post anterior, Windows es muy intrusivo y lento tal y como viene de fábrica. Aun así, será posible probar los demás aspectos de esta metodología sin necesidad de tocar el SO, es decir, con un SO tal y como viene por defecto, aunque repito que la diferencia es muy notable.

image_thumb (Small).pngPara conseguir esto con nuestro SO, vienen a nuestra ayuda herramientas como NLite y VLite, para Win XP y Win Vista respectivamente. Estas herramientas necesitan de manos expertas para saber qué se puede quitar, qué dependencias existen entre módulos… pero una vez conseguido esto los resultados son excelentes, ya que se consigue un sistema más liviano y seguro (incluso se pueden eliminar comandos shell que usan los scripts para hacking y virus). Por otra parte, y tras probar actualmente con Windows 7, puedo decir que esta técnica no será necesaria en un futuro inmediato, ya que Microsoft por fin ha decidido modularizar el sistema, pudiendo el propio usuario añadir o eliminar componentes a su antojo, con resultados realmentes buenos. Entre otras cosas, por fin podremos elegir si instalar o no Internet Explorer en el sistema.

El segundo concepto que vamos a tratar, después de la modularización del SO, es el de las aplicaciones portables. Desde que hace algún tiempo empezaron a aparecer aplicaciones totalmente funcionales que no necesitaban de instalación y que se podían llevar en nuestros dispositivos USB, Windows se ha beneficiado de sus características y ha sabido aprovecharse de las ventajas que éstas aplicaciones llevan implícitas: para empezar, el hecho de que no necesiten instalación implica que nuestro registro de windows no es tocado, con lo que no crece indiscriminadamente y el SO no se ve afectado por ello, evitando incompatibilidades de software, etc.. Las claves de registro que estos programas puedan necesitar, o bien son virtuales, o bien se “inyectan” en el mismo registro en el momento de su ejecución, desapareciendo éstas cuando el programa es cerrado.

La segunda y evidente ventaja de este tipo de aplicaciones es que, al ser totalmente funcionales desde una única carpeta, la cual contiene todos los ficheros necesarios para su funcionamiento y lo más importante, su configuración, siempre estarán disponibles para su ejecución, configuradas a nuestro gusto y según nuestras preferencias, incluso inmediatamente después de una reinstalación del sistema operativo. Lo único que deberíamos hacer es tener creada una carpeta con los accesos directos a todas las aplicaciones portables que tengamos en nuestro equipo, y añadir esa carpeta (copiarla) a nuestro “Menú Inicio”, o bien desde un “lanzador de aplicaciones” similar al dock de los Mac, como por ejemplo el gratuíto Rocket Dock, en su versión portable, en el cual podremos tener configurados todos los accesos a nuestras aplicaciones, además de nuestras carpetas personales. Para ponerlo en marcha inmediatamente, únicamente deberíamos copiar el acceso directo de este dock a la carpeta Inicio, dentro de nuestro Menú Inicio, de forma que se inicie al arrancar Windows.

Esto implica, de forma más clara, que podemos tener todas nuestras aplicaciones instaladas y configuradas, junto con nuestros documentos y archivos personales, disponibles en el mismo momento después de haber reinstalado nuestro sistema operativo. ¿Os hacéis una idea del tiempo y quebraderos de cabeza que esto nos puede ahorrar?

Untitled (Small).jpg

Y rizando el rizo, diré que cualquier aplicación se puede hacer portable mediante la utilización un determinado software que hace las operaciones necesarias para conseguir esta tarea, como por ejemplo VMware ThinApp.

He de decir, para ser justos, que hay algunas aplicaciones portables que escriben ficheros de configuración en nuestra carpeta personal, pero esto también se puede solucionar en la mayoría de los casos, indicando a Windows que nuestra carpeta personal no esté en la misma partición donde tenemos Windows instalado, sino en cualquier otra donde tengamos nuestros datos.

Mencionando el tema de las particiones, decir algo que debería haber mencionado al principio: toda esta metodología tiene como base un sistema organizado, y para ello deberemos tener en cuenta que necesitaremos, al menos, dos particiones. Una para nuestro sistema operativo, y una segunda y más extensa donde tengamos nuestros datos y documentos, además de nuestras aplicaciones portables, con objeto de que si por cualquier razón hubiese que reinstalar el sistema, la partición de datos y aplicaciones no se viera afectada. Supongo que sabéis que esto es evidente. Es bastante fácil indicar a Windows dónde ubicaremos nuestra carpeta personal. Como orientación, teniendo en cuenta que Windows Vista necesita unos 16 Gb, incluyendo memoria virtual, un tamaño idóneo para nuestra partición de sistema podría ser de 40 Gb. Si tenemos la intención de instalar varios juegos a la vez, deberíamos aumentar su tamaño en función de nuestras previsiones. La otra partición para datos y aplicaciones podría ser el resto del disco. Además, al tener todos nuestros datos y aplicaciones en esta segunda partición (D:), la creación y gestión de accesos directos será sencillísima.

En el caso de querer configurar más de un usuario en nuestro ordenador, y dado que las aplicaciones portables se configuran a nuestro gusto (al gusto de un solo usuario), sería un problema tener los archivos de estas aplicaciones disponibles para todos los usuarios, ya que cada uno podría configurarlas de distinta forma. La solución que he encontrado más idónea es tener esa carpeta con todas las aplicaciones portables dentro de nuestra carpeta de usuario, de forma que cada usuario tenga acceso a las aplicaciones portables que necesita, configurándolas a su gusto. Esto genera un pequeño inconveniente: que puede haber alguna aplicación repetida entre las carpetas de los distintos usuarios, si es que hay varios que hagan uso de mismas aplicaciones. Pero teniendo en cuenta lo que suelen ocupar este tipo de aplicaciones, el inconveniente es realmente menor, comparado con las ventajas que nos reporta.

Ejemplos de aplicaciones portables tenemos en PortableApps.com, PortableAppZProgramasPortables.com y en Pendriveapps.com, por poner algún ejemplo.

Pero esto no quiere decir que no podamos instalar aplicaciones en nuestro particular Windows. Más bien nos estamos aprovechando de las ventajas de las aplicaciones portables. Pero hay aplicaciones que necesariamente tendremos que instalar, y en mi caso han sido varias: el Windows Mobile Device Center, para gestionar mi HTC, lo cual implica que también he tenido que instalar Outlook para guardar mis calendarios y contactos. También he decidido instalar Opera como navegador, aunque existe una versión portable de éste, así como Virtual Box (para máquinas virtuales). Y aunque no son imprescindibles, porque la verdad es que Windows lo reconoce todo bastante bien, he decidido instalar algunos drivers para dispositivos que me permitían una mejor gestión de los mismos (para mi ratón de Logitech y para el trackpad del portátil, por ejemplo). En cuanto a instalaciones, como digo, las justas y necesarias. El resto de aplicaciones se pueden probar, pero en máquinas virtuales, de las que hablaré más adelante.

Escritorio 2

Teniendo en cuenta todo esto y si además, para desinstalar aplicaciones instaladas de forma convencional (no portables) usamos aplicaciones como Total Uninstall o Revo Uninstaller, que monitorizan y memorizan los cambios que realizan estas aplicaciones instalables con objeto de eliminarlas totalmente, sin dejar archivos perdidos en el disco duro, podría garantizar que este sistema se mantendrá sano, estable y sin pérdidas de velocidad durante muchísimo tiempo. No sería necesario reinstalar el SO salvo imprudencia o catástrofe. Aún en este caso, la reinstalación sería, como he mencionado, sencillísima.

El tercer y último concepto de este método estaría basado en la seguridad. Nos encontramos en los comienzos de unas nuevas formas de conseguir seguridad en nuestros sistemas que se alejan del clásico concepto de intervencionismo y canibalismo de recursos que suponen los actuales programas antivirus y sucedáneos, para pasar a algo que ya mucha gente empieza a conocer, aunque sea de oidas: la virtualización.

Hoy día se está virtualizando ya desde el propio registro (como en las aplicaciones portables), hasta sistemas completos tipo VirtualBox. Con estas nuevas técnicas, un usuario puede hacer virtualmente cualquier cosa sin poner en peligro su sistema real, quedándose todo en una capa virtual, si así lo deseamos. Es el software de virtualización el que determina cómo interactuar con estas capas. Algunos como VirtualBox y VMWare se basan en instalar un sistema operativo completo dentro de tu sistema, como si de otra aplicación se tratase, ofreciendo una gama de posibilidades tremenda, desde ejecutar aplicaciones sospechosas, como las provenientes de eMule u otros programas P2P, así como cosas que requieran privacidad, o aplicaciones que nos pueden hacer falta de forma temporal. Cualquier cosa menos aplicaciones 3D, de momento (está en desarrollo).

Untitled-1 (Small).jpg

La otra aproximación es la virtualización integrada en nuestro sistema con aplicaciones como SandBoxie, Shadow Defender y Deep Freeze, que permiten la ejecución de cualquier aplicación en entorno totalmente acotado, impidiendo que éstas puedan acceder a partes críticas de nuestro sistema.

La elección depende ya de nuestras preferencias, pero todas ellas son muy interesantes y realmentes funcionales. Quedaría, pues, en manos del usuario decidir que sistema se adapta mejor a sus necesidades.

En definitiva: si lo deseamos y necesitamos, es posible tener un sistema operativo “clonado” de nuestro sistema principal, y ya no sólo utilizar las máquinas virtuales con objeto de acceder a otros sistemas operativos distintos, que también, cómo no… sino de tener un sistema principal de trabajo (el “bueno”), y otro virtualizado exactamente igual que podremos utilizar para cualquier tipo de pruebas, sabiendo que si metemos la pata, será muy fácil devolverlo a cualquier estado anterior mediante las utilísimas “snapshots” (una especie de “restauración del sistema”, pero para entornos virtuales, lo cual es bastante más efectivo).

En cuanto a la integración, decir que existe toda la que permitan, principalmente, las aplicaciones Microsoft, que como sabréis se integran entre ellas de la misma forma, o parecida, en que Apple integra las suyas. Como siempre, habrá que elegir entre integración (aplicaciones del mismo fabricante) y libertad (aplicaciones de otros fabricantes). Eso parece que no varía entre las distintas plataformas.

escritorio (Small).jpg

Además, para los más puristas (como yo) existen dos utilidades básicas que añadirán a nuestro sistema un aspecto y funcionalidades propias de otros sistemas, como Mac OS X. En concreto, TopDesk nos permitirá cambiar entre aplicaciones de forma similar a como lo hace Exposé en OS X, mientras que DeskSpace nos ofrece la posibilidad de gestionar un número configurable de escritorios al más puro estilo Spaces, pero de forma incluso más visual si cabe (nos presenta un cubo que podemos mover con el ratón, cuyos lados se corresponden con los escritorios disponibles). Todo ello flexible y configurable a nuestro gusto.

Imaginad todo este conjunto de conceptos unidos entre sí, y decidme si un sistema así construído no sería al menos interesante… Pues existe, y es exactamente de lo que tratan todas las reflexiones y pruebas que he estado haciendo estas semanas atrás.

El conjunto de estos tres conceptos, aún siendo sencillos, son capaces de cambiar RADICALMENTE la experiencia en el uso de Windows, máxime si lo comparamos con un uso clásico del sistema. Todo esto unido a un poco de experiencia y orden, me ha conducido a tener una vivencia mucho más fluída y satisfactoria con este entorno de trabajo, y ha sido el motivo por el cual me he planteado seriamente el cambio desde Mac OS X, sin menospreciar las múltiples bondades de este último, me gustaría puntualizar.

Como guinda, me gustaría decir que todo este sistema (fichero de instalación de windows + aplicaciones portables + documentos personales) pueden estar perfectamente respaldados dentro de un sencillo pendrive USB de entre 8 y 16 Gb, de forma que si todo el sistema se corrompiera (rotura de disco duro o similar), volverlo a instalar y dejarlo tal y como lo teníamos nos llevaría poco tiempo más que el necesario para la instalación del SO, tal y como he dicho antes.

Por último, me gustaría aclarar con objeto de que no haya malos entendidos, que no pretendo “evangelizar” a favor de Windows, o mejor dicho, en contra de Mac OS X ni nada parecido. Mi intención es simplemente compartir con vosotros un entorno que me está ofreciendo una experiencia “nueva” en este sentido, con el único ánimo de aclarar cualquier duda que pueda surgir a todo aquel que desee probarlo, de quien me pongo a su disposición desde ahora mismo.

]]>
http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas-2%c2%aa-parte-metodogia/feed/ 16
Reflexiones sobre dos plataformas http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas/ http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas/#comments Sun, 01 Mar 2009 21:36:32 +0000 LiOnz http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas/

MacvsWinEl artículo que os ofrezco en esta ocasión me ha sido bastante difícil de elaborar, no porque me costara escribirlo (ya sabéis que no es por no escribir…), sino porque me ha llevado algún tiempo de pruebas prácticas, de consultas técnicas y de reflexiones tecnológicas serias, las cuales me gustaría poder ordenar apropiadamente y exponer aquí para vosotros. De hecho, sobre la marcha estoy pensando que en vez de uno sólo, tal y como tenía pensado, escribiré dos posts: este mismo, que contendrá esas reflexiones que he mencionado, y otro posterior en el que explicaré de la mejor forma posible la metodología de trabajo con un Windows “modificado” que tanto me ha hecho pensar estos días atrás en los que he estado, y estoy aún, planteándome la posibilidad de adoptarlo seriamente frente a mi plataforma actual, que como todos sabéis es Mac OS X de Apple.

Y es que claro, cuando uno descubre las bondades de Mac OS X frente al tradicional y, podría decirse, maltrecho Windows, difícilmente hay marcha atrás, ya que, viniendo de una plataforma en la que un usuario normal podía dedicar mucho tiempo en mantener debido a los periódicos problemas y fallos en los que a menudo se veía inmerso, se hace muy extraño pensar que de repente, alguien que haya dado el salto a una plataforma tan estable y amigable como es la de Apple, ni tan siquiera se esté planteando de alguna forma volver a lo anterior, ya que como se siente al entrar de lleno en el mundo Mac, cuando descubres lo bien que estás en Mac OS X, te quedas “enamorado” de él y la vuelta atrás es impensable. Eso ya no es una posibilidad. No era una posibilidad… hasta que vuelve a serlo.

Como en todo, la vida da muchas vueltas y además, de una forma u otra se acaba aprendiendo que no es bueno cerrar las puertas a nada, porque lo que hoy es bueno mañana podría no serlo tanto, y viceversa. Y podría ser posible que el hecho de cerrar esas puertas pudiera impedirme ver más allá de lo que tengo delante y que en su momento adopté, a priori, como algo para toda la vida. Esto podría ser especialmente inapropiado cuando hablamos de tecnología, pues es este un campo en el que todo cambia de un día para otro, y en el que la cantidad de productos que acaban saliendo a nuestra disposición es tal, que es difícil no encontrar alguno que se ajuste a todas nuestras necesidades y gustos, e incluso que respeten nuestras preferencias a la hora de trabajar con ellos.

Es precisamente en este pensamiento en el que me he estado moviendo en estos últimos meses, después de haberme dado cuenta de que había caído en las redes de Apple de una forma que he descubierto poco apropiada para mí, sobre todo a raíz de aquel problema con mi iPod, con el que empecé a echar de menos mi antigua “libertad” para hacer las cosas, y la forma en que las hacía cuando tenía otro aparato distinto, viéndome obligado a seguir la metodología, la forma de trabajar que me impone iTunes, si quiero que mi iPod funcione, metodología que se extiende a muchos ámbitos del entorno de Apple. Como dije, esa forma de trabajo me parece perfecta para quien la adopte, bien sea por su simpleza o por cualquier otra razón, pero no la veo para mí, porque con ella no dispongo del control que me gusta tener en cada momento sobre mis aparatos. Me he visto caer en las redes de Apple de tal forma, que para mí no existía otra cosa. Si no llegué a comprarme el iPhone fue porque me negé rotundamente a aceptar las condiciones y la esclavitud que me “proponía” la operadora que lo distribuye en exclusiva actualmente en el mercado. Incluso ahora que puedo conseguirlo libre, he decidido no hacerlo por economía y libertad.

El otro día, hablando a través de iChat con un amigo, me preguntaba si no estaba dispuesto a sacrificar algo de esa libertad y ese control en pos de la facilidad y del automatismo que me ofrece Apple a la hora de usar, por ejemplo ese iPhone, aparato que, aparte de ofrecer en un solo dispositivo todo lo que en principio uno puede necesitar, sólo hace falta echufarlo al ordenador para que se actualicen nuestros contenidos sin tener que mover un solo dedo ni preocuparse de nada más. La verdad es que me quedé pensativo, porque efectivamente ese automatismo e integración es lo bueno de Apple, pero también es cierto que no es en la única plataforma donde se puede conseguir algo así. De acuerdo, Apple lo trae integrado de serie y en otra plataforma habría que construírlo, es cierto. A propósito de esto, este amigo me preguntó a continuación si no prefería comprar un automóvil japonés, en el que de serie todo funcionaría de maravilla sin tener que hacer nada, en vez de tener que emplear tanto tiempo en construirme yo mi propio automóvil. En su momento no le respondí, porque una vez más hizo que me planteara el asunto, pero hoy puedo decirle sin temor a equivocarme que quizás, efectivamente, pueda emplear mucho tiempo en construir mi propio automóvil, pero después de haberlo hecho totalmente a mi gusto desde el chasis, su rendimiento y prestaciones serán las que yo desee, y hará exactamente lo que yo le diga en función de los componentes que utilice para construírlo y en la forma en como los configure, y el conocimiento que tendré sobre su funcionamiento será prácticamente total, y si un día algo fallara podría llegar a tener bastante claro de dónde podría venir la avería. Y tendría que construírlo sólo una vez. Al automóvil japonés sabría revisarle un par de cosas básicas y ya está, aparte de que su rendimiento me vendría impuesto de fábrica.

Las reglas tienen sus propias excepciones, y esas excepciones a veces parten de una mera elección personal, está claro, después de haberme “liberado” de esa relación íntima con Apple de la que antes he hablado y que me atrevería a decir que en casi todo maquero es habitual, volviendo a descubrir otras posibilidades interesantes, que de hecho se han presentado, por parte de otras marcas.

Para poder tomar una decisión en este ámbito es necesario hilar fino y sopesar muchas cuestiones, aparte de contar con la inestimable ayuda de personas que en un momento determinado me han presentado las cosas tal y como son en una plataforma u otra, llegando alguna incluso a hacer de “abogado del diablo” ;) y ayudándome a que yo mismo me planteara seriamente mis necesidades reales y si merecía la pena un nuevo cambio con respecto a lo que tengo ahora. La verdad es que la principal conclusión a la que he llegado al final es la conveniencia de estar abierto a todo, algo que he podido ver estos días de forma clara y concisa. Lo cual quiere decir que si en un momento determinado considero que lo mejor para mí es un iPod Touch de Apple, por poner un ejemplo, esa será mi meta. Pero si veo que un Creative X-Fi se adapta mejor a mis necesidades y gustos, por supuesto que me atendré a ello. Y esto incluye de igual forma a mi ordenador personal y a su sistema operativo, el cual elegiré en cada momento en función de lo que exista en el mercado, de las posibilidades que me ofrezca en función de mis requerimientos, y por supuesto de mi economía.

A tenor de esto último me ha tocado sopesar los pros y los contras de ambos mundos, Mac y Windows, teniendo en cuenta los puntos que detallaré a continuación, en función de lo que he podido consultar y según mis apreciaciones, entrando ya en materia concreta, que es hora.

Ventajas de Mac OS X:

1. Diseño, detalles y componentes exclusivos de Apple (trackpad multitáctil, etc.).
2. Integración hardware-software “de serie”. Integración entre aplicaciones Apple.
3. SO estable y robusto, escasamente corruptible (que también lo es, ojo).
4. Calidad visual.
5. Facilidad y simpleza de uso y configuración.
6. Servicio de atención al cliente.

Inconvenientes de Mac OS X:

1. Precio.
2. Dependencia de hardware de Apple (compras lo que en ese momento esté integrado en sus ordenadores, sin existir la posibilidad de actualizar más componentes que la memoria y/o el disco duro).
3. No es posible comprarles un ordenador con las últimas tecnologías del mercado.
4. Política cerrada de Apple en cuanto al uso de sus dispositivos.
5. Acceso a periféricos más limitado (menos disposición de los fabricantes a programar controladores para Mac OS X).

Ventajas de Windows:

1. Calidad visual (personalizable).
2. Mayor número de aplicaciones disponibles, incluso aplicaciones muy verticales y específicas, además de los juegos.
3. Control del sistema en tiempo real (conocimiento de servicios en ejecución, qué hacen, qué recursos utilizan, cómo se comunican con el exterior, etc.). Existencia de software específico que proporciona control sobre cualquier aspecto del equipo que deseemos.
4. Libertad total a la hora de elegir hardware y periféricos.
5. Modularidad (no de serie, pero se puede conseguir fácilmente, pues hay herramientas que nos permiten elaborar una instalación de Windows totalmente personalizada).
6. Mayor implantación (lo que implica más gente que trabaja para la plataforma, además de que su utilización es más conocida en general).
7. Economía (refiriéndome principalmente al hardware).

Inconvenientes de Windows:

1. Estabilidad, pero siendo necesario puntualizar que el SO en sí no es inestable, sino que el hecho de instalar ciertas aplicaciones que no están bien programadas por no respetar, por ejemplo, todas las normas ofrecidas por Microsoft para el desarrollo de aplicaciones en una determinada plataforma, o bien porque son versiones antiguas de las mismas, o incluso las imprudencias del mismo usuario, pueden poner en peligro esta estabilidad, ya que el sistema no aisla las aplicaciones que lo hacen inestable, como podría ser deseable. En general, disponiendo las últimas versiones de los controladores de dispositivos, no deberían existir problemas de estabilidad.
2. Existencia de virus y demás malware. Aunque esto es externo al sistema operativo. El hecho de que un virus se instale en una máquina se debe, principalmente, a la imprudencia del propio usuario, o del desconocimiento de unas normas básicas de atención hacia el contenido que entra en su ordenador.
3. Tiempo y recursos necesarios para el mantenimiento del sistema, que no serían necesarios si se utilizaran herramientas de desinstalación apropiadas, y no las que incluyen las propias aplicaciones.
4. El SO instalado tal y como viene por defecto puede resultar lento y bastante intrusivo si no se configura correctamente.
5. Configuración general más complicada, menos intuitiva.

Ahora bien, después de analizar estos puntos, la decisión técnicamente razonable podría estar claramente a favor de Mac OS X. Pero, y aquí viene la cuestión: ¿qué ocurriría si de repente desaparecieran los inconvenientes números 1, 3 y 4 de Windows? Porque para ser franco, a un usuario avanzado y con cierta experiencia, el inconveniente número 5 le podría dar más o menos igual, al igual que el punto 2, pues como ya he mencionado, sólo haciendo uso de un poco de sentido común se evita la entrada de virus en el ordenador sin necesidad de tener antivirus instalado (yo jamás lo he tenido, y en 14 años sólo en una ocasión tuve problemas con un virus).

Si existiera esta posibilidad en Windows y pudiéramos disfrutar de todas sus ventajas, además de otras añadidas, y sin los principales inconvenientes según lo que acabo de decir, ¿no cabría pensar en la posibilidad de que pudiera sernos útil así? ¿no sería posible además utilizar esta posibilidad para “librarse” de los inconvenientes y dependencias de Apple? ¿no sería lícito plantearse disfrutar de esa “libertad” de la que he hablado antes, que viene de la no esclavitud a una marca y a la imposición de sus restricciones y de su forma de trabajar e interactuar con otros dispositivos, incluso con los suyos propios? Yo sí me la he planteado, y de eso va todo este rollo.

Porque esa posibilidad existe, es factible y real, y será el tema del siguiente post: la explicación de una metodología de trabajo con PC que elimina los principales inconvenientes de utilizar Windows, permitiendo disfrutar básicamente de sus ventajas, y que podría hacer las delicias de quien se convenza tanto como para probarlo, liberándole de todo tipo de molestos inconvenientes, que también los tendrá, pero mínimos, por lo que he podido ver hasta ahora.

Para mí se ha abierto un nuevo abanico de posibilidades, y sobre todo, respetando la libertad y el control que deseo sobre mis equipos, según mis necesidades y preferencias personales. Lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que abandone definitivamente a mi MacBook, pero sí que de momento dedicaré más tiempo a trabajar y experimentar con este “nuevo Windows”, en cuanto reciba el Vaio que espero recibir en breve. Ya os contaré.

]]>
http://www.liondesigns.net/2009/reflexiones-sobre-dos-plataformas/feed/ 28