Archivo etiqueta reflex

Y un sitio para guardar las imágenes tomadas

/tag/reflex/lexar4gbpro300x.jpgContinuando con el artículo anterior, sobre el equipamiento accesorio de la Nikon D300 y de casi cualquier cámara SLR digital de hoy día, otra de las necesidades que se plantean es la de disponer de un soporte adecuado para guardar nuestras fotografías. En el caso de una cámara que puede disparar hasta 8 fotogramas por segundo la cosa se complica, pues necesitamos que el soporte, además de una capacidad suficiente, tenga una velocidad de acceso considerable para poder soportar el flujo de datos generado por la cámara, que en el caso de la D300 y en la “peor” de las situaciones se trataría de 8 imágenes de 12,3 MP cada una en un segundo. Y todo esto permitiendo que la cámara funcione según su flujo de trabajo, sin ralentizarla…

Después de leer en el manual las tarjetas recomendadas y aprobadas, como siempre, investigué el material disponible en internet, y dado que la cámara admite el nuevo protocolo UDMA (Ultra Direct Memory Access), encontré una candidata que reunía todas las características deseables: las nuevas LEXAR Professional UDMA 300x, unas tarjetas de memoria que, además, eran unas de las listadas en el manual de la cámara como tarjetas testeadas y aprobadas por Nikon.

Estas tarjetas, capaces de escribir, teóricamente, 45 Mb/seg., son las candidatas idóneas para el tipo de trabajo requerido por una cámara exigente, permitiendo el almacenamiento de los datos de la cámara con una velocidad suficiente para que el buffer de la misma no llegue a vaciarse, quedar inoperativo temporalmente, y en consecuencia impedir que la máquina pueda realizar su trabajo aprovechando todo su potencial.

Acaban de salir al mercado, y de momento son las únicas que he visto con esta velocidad de 300x, pues el máximo hasta hace poco, y que yo sepa, era de 266x, equivalente a 40 Mb/seg.

Como es evidente, las nuevas Lexar son algo más caras, pero desde luego es la mejor opción hasta la fecha para aprovechar todo el potencial de la D300. Os seguiré contando.

, , , , , , , , ,

5 Comentarios

Un sitio para guardar y transportar la máquina

/tag/reflex/lowepro200aw.jpgSiguiendo con el tema de estos días, el siguiente capítulo era evidente, ya que se me planteaba la inevitable necesidad de guardar y transportar la cámara, que ha obtenido protección durante los primeros días dentro de un antiguo estuche “pronto uso” de nylon que tenía guardado desde hace mucho tiempo, cuando tuve mi primera, y hasta la fecha, única réflex, mi antigüa Canon T70.

Pero dadas las dimensiones de la Nikon, este estuche se le quedaba pequeño, y he tenido que plantearme la adquisición de algo “digno” para poder llevarme la máquina por ahí con la tranquilad de que fuera debidamente protegida. Y claro, teniendo una reflex, he querido suponer que dentro de un tiempo ya dispondré de más de un objetivo, además de varios accesorios, etc., con lo que acotaba un poco más el tipo de bolsa que iba a necesitar.

La verdad es que estuve mirando en varios sitios en Internet, tomando referencias de varios foros, tiendas, etc. Fue ayer cuando, después de trabajar, me pasé por E.C.I. y estuve un rato mirando físicamente todo lo que tenían que me pudiera servir para tal menester, y después de ir desechando bolsos, mochilas y otras fundas que no me terminaban de convencer, me fijé en la única unidad que quedaba de una mochila que me pareció interesante a primera vista.

Después de estudiar sus compartimentos, material y demás posibilidades, he de decir que me quedé maravillado con este artículo, y no me hizo falta mucho tiempo en decidir su compra. No era de las más baratas, y tampoco excesivamente cara, así que definitivamente era lo que estaba buscando. Lowepro SlingShot 200 AW, ese es su nombre. No me extenderé demasiado, porque en el enlace podréis ver todas sus características, pero me impresionó, por ejemplo, el diseño que permitía pasar la bolsa desde la espalda al frente, con objeto de poder sacar rápidamente la cámara, que queda fácilmente accesible, como también me gustó el detalle de la gamuza de microfibras integrada que evita que el panel LCD de la cámara sufra por el roce de cualquier accesorio, o la funda plegable que en caso de necesidad se saca de su bolsillo para envolver a toda la mochila y protegerla así del agua, arena, viento y alguna que otra inclemencia temporal.

En definitiva, una mochila tipo bandolera ideal, funcional y muy cómoda, que permite llevar todo nuestro equipo y sus accesorios, con unos detalles que la hacen sencillamente genial.

, , , , , , , , , , , ,

2 Comentarios

Mis primeras impresiones con la D300

/tag/reflex/nikond300_2.jpgLlevo unos días perdido, y como podréis imaginar tengo el trabajo de aprender todos los “entresijos” de mi nuevo juguetito, que no son pocos. Como primera impresión os diré que es… grande. Impresiona tenerla en las manos porque es una máquina con un tamaño importante. Y por supuesto, la mire por donde la mire se la ve robusta.

Como me venía el manual en perfecto alemán, he tenido que imprimir el que ya me había descargado hace días, y hoy he empezado a leerlo cómodamente, por fin, después de haberlo cortado y encuadernado. Aun así, por la mañana pienso llamar a Redcoon para que me envíe el manual original en castellano (ayer fue fiesta), pues según parece existe por ley la obligación de que, en todo producto vendido en España, el manual debe venir en castellano. Ya lo sabía (lo recordaba), y aunque no había pensado en pedirlo, el mismo agente de Nikon que me ha atendido cuando les llamé por la mañana me ha animado a hacerlo, pues ellos sí me lo envían, pero contra reembolso de 26 euros. Y la verdad es que después de las pegas que me ha puesto Redcoon para descontarme 20 euros que podría haberme ahorrado en el precio de la cámara (la diferencia entre el precio el día que hice el pedido y el precio que pusieron una semana después, cuando aún no me la habían enviado), pues voy a dar un poco la lata en este sentido.

Fuera de estos pequeños inconvenientes burocráticos, el funcionamiento de la cámara es bastante sencillo, y todos los botones tienen su función clara y son fácilmente accesibles. El manejo es intuitivo y lógico, además de simple. Lo que ya no es tan sencillo es la cantidad de ajustes y variaciones que dispone para casi todas las funciones. Por poner un ejemplo claro: el botón AE-L/AF-L es fácil de pulsar, accesible, etc., pero se puede personalizar con ¡14 funciones distintas! (algunas muy parecidas entre sí, como es lógico). Y lo mejor es que se pueden personalizar casi todos los comportamientos que tiene la cámara… En total, una locura de funciones personalizables, que a su vez se guardan en un banco de datos (tiene varios) para utilizar esta personalización en un entorno determinado… Repito, una auténtica locura. Pero ahí está ese fantástico manual de 448 páginas que, o me lo aprendo, o lo llevo siempre conmigo como libro de consulta (que será así al principio, claro…)

Resumiendo: estoy muy contento y satisfecho con esta adquisición, y siento que tengo cámara para mucho tiempo. Un sueño de hace muchos años que estos días he visto cumplido por fin, gracias a Dios. Todo un aliciente ahora que he dejado de fumar. Podría decir que he “reinvertido” el dinero del tabaco en algo más productivo y que me produce una mayor satisfacción (vamos, ni que decir tiene…)

, , , ,

4 Comentarios

Un giro inesperado: Nikon D300, mi nueva candidata

/tag/reflex/nikond300_1.jpg Hace unos días publiqué un artículo en el que apuntaba la posibilidad firme de que podría adquirir, después de tanto tiempo teniéndolo como proyecto, una cámara fotográfica reflex, y en base a mi presupuesto elegí como candidata a la Canon EOS 40D, en una de las versiones del pack que traía objetivo incluído.

Mi querido hermano, que tiene una Nikon D80 con un par de buenos objetivos, me animaba a comprarme otra Nikon para poder intercambiar objetivos entre nosotros. La idea me sedujo bastante, pero después de sopesarlo le contesté que pretendía comprar una cámara algo más avanzada que la D80, pero que el presupuesto no me llegaba, ni mucho menos, para una D300 con objetivo, y no habiendo ninguna intermedia en Nikon que pudiera satisfacer mis aspiraciones dentro de mi presupuesto, tenía que ir a por la Canon, a pesar de lo tentador de la oferta en muchos sentidos, ya que para mí sería una gozada que los dos pudiéramos hacer una salida fotográfica y tener la posibilidad de intercambiar nuestro equipo.

Pues bien, hoy ese proyecto Canon ha dado un giro inesperado porque -y aquí viene lo bueno- mi querido hermano me ha ofrecido algo a lo que no me he podido resistir: si me compraba sólo el cuerpo de la D300, él me deja, hasta que pueda hacerme con uno propio, su objetivo AF Zoom-Nikkor DX 18-200mm f/3.5-5.6G IF-ED AF-S VR. Por tanto, y ante tal oferta, he decidido hacer un pequeño sobreesfuerzo -el cuerpo de la Nikon es algo más caro que el pack de la Canon- y decantarme por la Nikon D300, que técnicamente es más avanzada que la Canon en algunos aspectos, aparte de ser eso, una Nikon.

Espero haber hecho la elección correcta, me salga bien la aventura y no acabe arrepintiéndome…

, ,

2 Comentarios